miércoles, 20 de febrero de 2019

ENTREVISTA A ALFREDO MORILLA GALEANO "SANI"


Seguimos con la segunda entrevista de este año y en esta ocasión el turno es para nuestro compañero "Sani". Un atleta todo-terreno que ha realizado todo tipo de pruebas y lo demuestra el hecho de que en estos momentos se encuentre en las Islas Canarias para la disputa de la Transgrancanaria 2019. Desde aquí le mandamos todas nuestras fuerzas y le agradecemos esta entrevista.



¿Qué sentido le da a tu vida hacer atletismo? ¿Vale la pena levantarse un domingo temprano para participar en una carrera?

   El atletismo, al igual que otro deporte, llega a ser una forma de vida en la que, siguiendo unas pautas, llegan a formar parte de una rutina y son tan necesarias como el dormir.
Claro que vale la pena levantarse un domingo temprano o desplazarse unos cientos de kilómetros para ir a una carrera, ya que cada una de ellas significan el culmen de esos entrenamientos y horas empleadas en ellos.


¿Cuánto tiempo has estado sin correr y qué has sentido o cómo te has sentido?

   Lo máximo que he estado sin correr ha sido casi un mes por una lesión en la rodilla, la cual me impedía hasta doblar la pierna y ni yo mismo me aguantaba. Te cambia el humor, el carácter…es como una droga que necesitas tomar.


Sabemos que alguna que otra prueba ibas lesionado en el transcurso de la misma y aun así no te has retirado. En esos momentos de dolor y de no poder competir como quisieras, ¿qué se te pasa por la cabeza? ¿En qué es en lo que piensas para que nunca abandones tu objetivo?

   Se te pasan muchas cosas por la cabeza, piensas en todo el tiempo invertido y robado a tu familia para entrenar y prepararte esa prueba, piensas que puedes un poco más, bajas la intensidad de la carrera, intentas conectar tu mente con la naturaleza, pensar que hay mucha gente detrás apoyándote y confían en ti. Tiro de llamada a mi mujer, la cual me da mucha fuerza siempre al saber que estará en la meta esperándome. Todo esto hace que una frase en mi mente se vuelva mi mantra: “EL DOLOR ES PASAJERO, LA GLORIA ETERNA”.


Desde que empezaste en el club se te nota siempre muy implicado y has encajado perfectamente, ¿qué hace a este club diferente?

   Hablo desde el desconocimiento ya que ha sido mi primer club. Me recibisteis con los brazos abiertos, dándomelo todo desde el primer momento, y me hicisteis formar rápidamente uno más de vosotros. Es como todo, hay gente implicada aportando y haciendo que el club vaya hacia adelante, y otras personas que llegan a ser hasta un lastre, pero ya os digo que este ha sido el único club en el cual he estado.


Como sabes, en la vida siempre hay momentos buenos y malos, ¿cuál ha sido para ti la mejor victoria en una carrera? ¿Y la peor derrota?

   La mejor victoria…es difícil. Todas tienen algo especial, pero si tengo que declinarme por una diré que fue la segunda vez que hice los 101 kilómetros de Ronda, ya que fue una prueba muy preparada y en la cual disfruté muchísimo, tal vez por las ganas que le tenía o, tal vez, porque mi mujer estaba en cada pueblo esperándome y dándome ánimos, también esa entrada en meta en menos tiempo de lo que esperaba, por lo cual se me saltaron las lágrimas.
Para mí una derrota sería abandonar una carrera por fuerzas mayores y hasta día de hoy puedo dar las gracias a Dios de que eso no ha ocurrido. Si tuviera que encasillar una como la peor sería la Zúrich Maratón de Sevilla. Lo pasé mal porque no iba lo suficientemente entrenado, con fuertes calambres desde el kilómetro 32 (aún se me ponen los vellos de punta al recordarlo), aunque he de decir que también se me saltaron las lágrimas al cruzar el arco de meta.



¿Existe alguna película, canción o libro que te motiven o te haya motivado a correr?

   La verdad es que no. No tengo ninguna inspiración en canciones ni películas. Mi motivación es conocer lugares nuevos para ir a correr.


¿Qué te ha aportado el Club en el plano personal y deportivo desde que llegaste a La Algaba?

   En lo personal grandes personas con un bien común: disfrutar de este deporte. He hecho grandes amigos y he conocido personas con un gran corazón.
En lo deportivo me ha enseñado, y enseñan, formas de entrenar, técnicas, apoyo deportivo y sobre todo compartir kilómetros charlando y disfrutando.


En las carreras de larga distancia que has realizado, 101 Kilómetros de Ronda y 80 en Almería, ¿qué estados psíquicos son los que experimentas a lo largo del recorrido?

   Gran pregunta. Todos los estados por los que os podáis imaginar. Desde inquietud días antes, en la línea de salida, euforia a lo largo del recorrido, hasta llegar a sentir todo tipo de agobios donde pierdes la respiración, se suben las pulsaciones y se bloquea la mente. Bueno, sabes que vas a sufrir pero todo queda recompensado cuando divisas la meta en ese momento, hablo por mí, mi cuerpo experimenta un subidón de adrenalina y endorfinas casi inexplicables que hacen que saque fuerzas que no tenía al darlo todo para pasar por debajo de ese arco.


¿Guardas algún recuerdo especial de alguna carrera (antes, durante o después)?

   Todas las carreras tienen su encanto: por los sitios donde corres, por los compañeros que corren contigo, los mutuos apoyos, pero si tengo que mencionar un recuerdo muy especial fue el abrazo que me dio mi mujer en la meta de los 101 Kilómetros de Ronda.


¿Qué es lo que hace que no puedas parar de correr?

   Pues cuando terminas de correr o de hacer deporte en general te sientes mejor, tu cuerpo se activa, estás más feliz, es como una necesidad de desfogar y soltar todo el estrés del día a día de esa forma.


¿Cuánto tiempo llevas practicando atletismo? ¿Qué sientes al practicarlo?

   Pues llevo relativamente poco tiempo, unos siete años más o menos. Siento, sobre todo, cuando practico el trail running que desconecto para conectar, es decir, desconecto del mundo para conectar con mi yo interior, sacar todo ese mal que lleva el estrés del día a día para recargarte las pilas con la paz de las montañas.


¿Practicas o has practicado otro deporte?

   Practico, aparte de atletismo, bicicleta, natación y, antiguamente, halterofilia, taekwondo y aikido.


Estoy informado de que hiciste la carrera de los 101 Kilómetros de Ronda, ¿cómo explicas dicha experiencia?

   IMPRESIONANTE por todo lo que conlleva esa carrera, el nivel de compañerismo en la misma es extremo, todo el mundo ayuda a todo el mundo, los pueblos se vuelcan saliendo a animar como si fueses el que va primero. Recuerdo que en Setenil de las Bodegas, sería el Kilómetro 50, hicieron un pasillo por donde pasabas y todo el mundo te iba animando, dándote palmadas en la espalda, vitoreándote, un niño de apenas siete u ocho años vestido de legionario dándote chucherías. Esta carrera hay que vivirla por lo menos una vez en la vida y, te digo, que el que prueba…repite.


Siempre se te ve dispuesto a colaborar y/o ayudar al Club en todo lo que requiera, ¿se debe a algo o siempre actúas así?

   Eso va con la persona, siempre intento dar lo mejor de mí en todo sin esperar nada a cambio. De eso se trata el compañerismo, así que siempre que pueda estaré para ayudar en lo que sea necesario.


Muchísimas gracias por dedicar estos minutos al Club Cuatro Caminos para que los/as demás socios/as sepan sobre tu vida. Por último, para finalizar dicha entrevista, ¿podrías hablarnos sobre ti?

(risas) ¿Qué os voy a contar que ya no sepáis? Soy una persona alegre, aunque a veces un poco gruñón, comprometido con mis ideales, recto en las reglas, amigo de mis amigos, extrovertido, hablador, soñador, nervioso…
En pocas palabras, una buena persona.
Para finalizar quería daros las gracias a todos por haberme elegido, por dejarme formar parte de este club y por todo lo que me enseñáis. GRACIAS.














No hay comentarios: